DRENAJE LINFÁTICO MANUAL

/, Osteopatia/DRENAJE LINFÁTICO MANUAL

DRENAJE LINFÁTICO MANUAL

El linfedema es un proceso clínico que se produce con bastante frecuencia en las mujeres que han sufrido una mastectomía. En esta intervención quirúrgica se extirpan los ganglios linfáticos axilares del lado afectado por lo que se pierde la capacidad del sistema linfático de depurar los desechos y toxinas del organismo de forma natural, produciéndose, en ocasiones, el edema.

Para estas mujeres es muy importante realizar tratamientos preventivos, que eviten la aparición del edema y tratamientos paliativos, en caso de que se produzca.

Drenaje linfático manual:

Técnica de masaje que estimula la circulación de la linfa movilizando las sustancias orgánicas. Actúa sobre las vías del sistema linfático, potenciando su misión principal de eliminación de sustancias de desecho y toxinas que quedan acumuladas en el organismo.

Cinesiterapia:

Técnica descongestiva que consiste en la realización de ejercicios físicos suaves de movilización activa de la zona afectada, combinados con ejercicios respiratorios y controlados por un fisioterapeuta. El movimiento es fundamental para el mantenimiento del flujo linfático y mejora la actividad muscular del brazo y la movilidad de las articulaciones.

TRATAMIENTO PREVENTIVO

Para evitar la aparición del linfedema después de la mastectomía:

  • Tratamiento simple.
  • Una vez por semana durante tres meses.
  • Mantenimiento a largo plazo: una sesión cada dos meses.

TRATAMIENTO PALIATIVO

Cuando ya ha aparecido el linfedema:

  • Tratamiento completo.
  • Cuatro veces por semana mínimo durante el primer mes.
  • Dos sesiones por semana durante el periodo que se precise según la evolución.

TRATAMIENTO SIMPLE:

  • Drenaje Linfático Manual

TRATAMIENTO COMPLETO:

  • Drenaje Linfático Manual

Beneficios del drenaje linfático

El sistema linfático cumple una doble función:

  • Depuración, al eliminar del organismo las toxinas y sustancia de deshecho
  • Protección, al modular la respuesta del sistema inmunitario frente a bacterias, virus y otras sustancias extrañas que puedan llegar al interior del organismo.

La primera de estas funciones implica evitar la acumulación de líquidos y la absorción de la grasa y las vitaminas solubles desde el aparato digestivo para transportarlas mediante el sistema circulatorio, del que forma parte.

Por ello el drenaje linfático es un tipo de masaje, suave y ligero, que se aplica sobre el sistema circulatorio y cuyo objetivo es movilizar los líquidos del organismo para favorecer la eliminación de las sustancias de deshecho que se acumulan en el líquido que ocupa el espacio entre las células. De ahí que una de las principales aplicaciones del drenaje linfático sea en la retención de líquidos, aunque en la medicina estética también se utiliza en el tratamiento de la celulitis, los problemas de circulación, las piernas cansadas, los procesos de cicatrización, el acné, los edemas, etc.

Los beneficios del drenaje linfático en todos estos campos se debe a que:

  • Ayuda a reabsorber los líquidos.
  • Tiene una acción sedante sobre el dolor.
  • Reduce la inflamación.
  • Contribuye a mejorar las defensas del organismo.
  • Produce un efecto de relajación, por lo que se recomienda para situaciones de estrés.

El drenaje linfático es un buen tratamiento para la piel, ya que favorece la circulación de la sangre ayudando a que no se formen bolsas y arrugas. Normalmente, dependiendo del tipo de problema para el que se requiera el masaje, se pueden necesitar hasta diez sesiones de una duración de aproximadamente una hora para que los efectos sean perceptibles.

Otra de las aplicaciones más importantes del drenaje linfático se centra en los procesos postoperatorios de intervenciones de cirugía estética, ya que contribuye a acelerar la curación de los tejidos, evita que se produzcan edemas, reduce la inflamación y el dolor y aumenta la calidad de la cicatriz.

By |2016-10-15T15:09:10+00:00septiembre 24th, 2013|Fisioterapia, Osteopatia|0 Comments

Leave A Comment