consejos fisioterapia

/consejos fisioterapia

Dolor Lumbar – Lumbago – Lumbalgia

Nos referimos al dolor lumbar como "lumbago" o "lumbalgia", pero el mejor término es el de "síndrome de dolor lumbar", por ser múltiples sus causas. Cuando se acompaña de dolor irradiado al territorio del nervio ciático hablamos de "lumbociática" o "síndrome lumbociático" que tiene una connotación distinta al lumbago puro. El dolor lumbar puede ser "intrínseco" a la columna lumbar, el que se origina en las estructuras que forman la columna lumbar y lumbosacra, o "extrínseco", el que se origina en estructuras fuera de ellas, como enfermedad ginecológica, renal, sacroilíaca o cuadros psicosomáticos. Para su manejo es indispensable un muy buen conocimiento de la anatomía y fisiología de la región. ANATOMIA Potencialmente el dolor se origina en las estructuras anatómicas que constituyen la columna lumbar y lumbosacra (Tabla 1): 1. Vértebras: su parte más sensible es el periostio. Cuando existe una fractura y el periostio está comprometido, el dolor aparece al examen físico muy bien precisado y localizado. En cambio, el tejido óseo e intramedular dan una información menos precisa del dolor, probablemente a través de fibras autonómicas que acompañan a la red vascular. Tumores intraóseos pueden ser asintomáticos o dar una sintomatología imprecisa, pero cuando irrumpen a la cortical se hacen claramente sintomáticos. 2. Articulaciones: la articulación intervertebral produce dolor sólo cuando existe una sobrecarga mecánica que se transmite a las estructuras vecinas. El disco mismo no duele, pero un disco alterado tiene menor capacidad para absorber las fuerzas mecánicas ejercidas sobre él. Las articulaciones interapofisiarias posteriores formadas por las facetas articulares posteriores de dos vértebras contiguas, una superior y una inferior, constituyen una articulación sinovial diartrodial. Como tales, pueden causar dolor por inflamación de origen mecánico -por sobrecarga o hiperpresión sobre dichas articulaciones, [...]

By |2016-10-15T15:09:10+00:00octubre 2nd, 2013|consejos fisioterapia, Fisioterapia|1 Comment

La fisioterapia, una técnica terapéutica contra la fibromialgia

Cada día son más las patologías para cuyo tratamiento terapéutico se emplea la fisioterapia, una rama de las ciencias de la salud que, apelando a elementos naturales o acciones mecánicas, como movimientos corporales y ejercicios físicos, disminuye el tiempo de rehabilitación y las molestias del paciente, mejorando su bienestar físico y psíquico. En este sentido, para tratar enfermedades como la fibromialgia es una solución cada vez más utilizada. Así, profesionales de fisioterapia en Sevilla, Córdoba, Málaga o Madrid, entre otras ciudades, la aplican como técnica terapéutica para esta patología. La fibromialgia es una enfermedad de origen desconocido y de difícil diagnóstico, que afecta mayoritariamente a mujeres entre los 30 y los 60 años. Sus síntomas son muy diversos, caracterizados por múltiples dolores y fatiga generalizada, por lo que precisa de un equipo multiprofesional, tanto en su diagnóstico como en su tratamiento. Además de la sensación de cansancio permanente, los enfermos suelen describir como síntomas más frecuentes: hormigueos de miembros, rigidez articular, dificultad para dormir y puntos gatillo. En este sentido, la fisioterapia está altamente recomendada para esta dolencia, ya que permite para usar procedimientos manuales (movilizaciones, estiramientos, masaje…), físicos (electroterapia, frío, calor…) y químicos con fines terapéuticos. De esta manera, los pacientes afectados por esta enfermedad pueden ver como disminuyen sus dolores musculares, se evita la fatiga y se mejora su resistencia. Entre las técnicas que más usadas para patología están: la masoterapia (superficial y lenta), termoterapia (lámparas solares e infrarrojos) e hidroterapia (duchas de agua caliente a presión sobre la zona dolorida). Asimismo, los estiramientos con frío, en muchos casos, resultan muy eficaces en algunos pacientes. No obstante, no debemos olvidar que debe ser un profesional el que determine el tratamiento más adecuado en [...]

By |2013-09-27T14:59:15+00:00septiembre 27th, 2013|consejos fisioterapia, Fisioterapia|0 Comments

Un masaje en lugar de un antiinflamatorio

Los deportistas lo saben, igual que sus entrenadores y fisioterapeutas, pero hasta ahora no existían pruebas fisiológicas y bioquímicas de los efectos reparadores de los masajes. Ahora, sí. Un trabajo publicado en 'Science Translational Medicine' demuestra que 10 minutos de masaje desencadenan una serie de reacciones que reduce la inflamación y el dolor muscular después de realizar un ejercicio intenso. Cualquier equipo o deportista que se precie tiene un fisioterapeuta 'de cabecera' que además de tratar las lesiones 'mima' los músculos con masajes que, según diversas hipótesis, "moderan la inflamación, mejoran el riego sanguíneo y reducen la rigidez de los tejidos, disminuyendo así la sensación de dolor", explica el estudio. Pero lo cierto es que "los efectos biológicos de los masajes sobre el músculo esquelético siguen siendo inciertos". Los autores de esta investigación seleccionaron a 11 varones jóvenes y activos que realizaron un ejercicio intenso que les provocó cierto daño muscular. Después de eso, sólo uno de sus dos cuádriceps recibió un masaje terapéutico durante 10 minutos. Una vez finalizado el tratamiento, los autores realizaron dos biopsias en ambas piernas, una a los 10 minutos y otra a las dos horas y media. Una alternativa a la pastilla Los análisis de las muestras indicaron que en el músculo masajeado se habían producido ciertos cambios. "El masaje mermó la expresión de citokinas inflamatorias en las células musculares y promovió la biogénesis de mitocondrias, que son las unidades celulares productoras de energía", explica Simon Melov, responsable de los exámenes genéticos de las biopsias y experto del Instituto de Investigación Buck (EEUU). Los resultados obtenidos por Melov y sus colegas de la Universidad McMaster (Canadá) indican "que el músculo dañado por el ejercicio es sensible a una sesión [...]

By |2016-10-15T15:09:10+00:00agosto 6th, 2013|consejos fisioterapia, Fisioterapia|0 Comments

En los tratamientos de fisioterapia que no te la den

Acertar con tu fisioterapeuta o con tu masajista es pieza clave en el rendimiento de un  deportista antes dela competición , por eso queremos que no te den gato por liebre y para ello te damos un pequeños consejos: El masaje deportivo se diferencia del terapéutico en que se circunscribe dentro de la práctica deportiva, tanto a nivel de entrenamiento como de competición (previo y posterior a ella) Este tipo de masaje va a ir encaminado a preparar la actividad física intensa, para evitar espasmos musculares u otras lesiones deportivas, así como para eliminar toxinas y relajar tras la actividad deportiva. CARACTERÍSTICAS Efecto analgésico Ayuda a la prevención de lesiones de partes blandas (músculos, tendones, fascias y bursas) Estimula la circulación sanguínea y linfática. Elimina toxinas y sustancias de desecho metabólico (lactato) Retrasa la aparición de fatiga muscular Evita la formación de adherencias y las elimina una vez formadas Ayuda a la realineación de las fibras musculares tras una lesión. MODALIDADES DE APLICACIÓN (pre-competición, post-competición, e inter-competición) MASAJE PRE-COMPETICIÓN Se trata de preparar para la actividad deportiva al atleta. Deberá ser corto e indoloro. Con el masaje se buscan los siguientes efectos: Estimular la musculatura y el sistema nervioso asociado Aumentar el tono muscular Proporcionar calor provocando hiperemia (aumento de irrigación sanguínea) Consiguiendo con ello: Retrasar la aparición de la fatiga Prevenir lesiones. MANIOBRAS BÁSICAS El masaje debe realizarse mediante los siguientes manipulaciones por orden: Fricciones superficiales y rápidas Amasamientos suaves y poco profundos Percusiones estimulantes Sacudidas de todo el miembro a tratar para finalizar. MASAJE POST-COMPETICIÓN En esta fase de la competición el masaje será corto, lento y profundo, debiendo durar entre diez y quince minutos [...]

By |2016-10-15T15:09:10+00:00julio 22nd, 2013|consejos fisioterapia|0 Comments